Quesillo Cremoso - Flan de Huevo

Quesillo, flan de huevo, de leche condensada… ¡tiene muchos nombres! y sea como sea que lo llamemos, tiene un sabor glorioso. La combinación del caramelo con lo cremoso del quesillo es de otra galaxia, pero eso seguro ya lo sabes, ahora… ¿tienes tu receta perfecta, para que nunca falles en este delicioso arte? Aquí te daré la mía, y como siempre, te daré mis trucos, sobre todo con el caramelo, la cocción, el desmoldado y la gran elección: ¿con o sin huequitos?

El primer tip es sobre el caramelo: lo más importante es sacarlo del fuego antes de obtener el color deseado, ya que con el calor de la olla se seguirá cocinando, y no queremos un caramelo quemado.

Lo segundo es, quieres tu quesillo con o sin huequitos? Esto es importante ya que, el resultado que desees obtener dependerá de la preparación. Me explico: si deseas un quesillo con muchos huequitos, licua todos los ingredientes por unos cuantos minutos, esto te proporcionará mucho aire. En cambio si quieres un quesillo totalmente cremoso, mezcla con varillas muy lentamente, solo hasta integrar.

Como número tres tenemos, el horneado del quesillo. Colocarle un papel aluminio por encima hará que obtengas un resultado cremoso, sin capas duras ni secas. Hornéalo por 1 hora a baño de maría.

Y el truco MÁS IMPORTANTE DE TODOS: al sacar el quesillo del horno, déjalo reposar hasta que ya no este caliente y luego llévalo un mínimo de 8 horas a la nevera (así, pegado de todas las paredes del molde, intacto). Este paso podría asustar un poco, ¿si dejo el quesillo en la nevera no se pegará por el caramelo? la respuesta es, no. El caramelo en la nevera se suaviza, y el quesillo al enfriarse se convierte en un postre firme, combinación perfecta para desmoldarlo sin problemas. 

Receta de Quesillo Cremoso

Bienvenido a la Familia Sarasellos, ¡Comenta aquí!